Economía Social

Se denomina Economía Social al conjunto de las actividades económicas y empresariales, que en el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que actúan en base a los siguientes principios orientadores:

a) Primacía de las personas y del fin social sobre el capital, que se concreta en gestión autónoma y transparente, democrática y participativa, que lleva a priorizar la toma de decisiones más en función de las personas y sus aportaciones de trabajo y servicios prestados a la entidad o en función del fin social, que en relación a sus aportaciones al capital social.

b) Aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica principalmente en función del trabajo aportado y servicio o actividad realizada por las socias y socios o por sus miembros y, en su caso, al fin social objeto de la entidad.

c) Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.

d) Independencia respecto a los poderes públicos.

Y que persiguen bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos.

Forman parte de la economía social:

  • Cooperativas
  • Sociedades Laborales
  • Mutualidades
  • Fundaciones
  • Asociaciones con actividad económica
  • Empresas de Inserción
  • Centros especiales de empleo
  • Cofradías de pescadores
  • Sociedades Agrarias de Transformación
  • Entidades singulares creadas por normas específicas que se rijan por los principios establecidos.

La Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social establece la configuración actual de la Economía Social en España.