FEANSAL y AMESAL Andalucía denuncian la violencia machista

20151125diainterviolencia

En el Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, FEANSAL y AMESAL Andalucía se suman a la lucha contra la violencia machista que sufren muchas mujeres cada año, sin distinción de etnia, clase social, ni edad.

Cuarenta y cinco son las ya las mujeres que en el 2015 han sido asesinadas en España, a manos de sus parejas o exparejas. Una violencia fruto de una sociedad patriarcal, que continúa operando bajo la lógica irracional de la superioridad masculina que encubre fórmulas de dominio y propiedad.

Pero las cifras reales van más allá de estas estadísticas: maltratos físicos y psicológicos, infanticidios femeninos, esclavitud y trata de mujeres, acoso sexual en el trabajo, prostitución, mutilaciones genitales, agresiones sexuales, discriminación salarial, sexismo publicitario y lingüístico y acceso diferencial a la educación básica son solo algunos ejemplos de las variadas desigualdades de género sufridas por mujeres de diferentes espacios y distintas culturas y sociedades.

El asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, a quienes el dictador Rafael Leónidas Trujillo mandó matar, fue la causa por la que en el marco del marco del Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe en 1981, se nombró el 25 de noviembre Día Internacional de la violencia contra las mujeres.

Y las cifras no pueden ser más desalentadoras. Según la ONU:

– El 35% de las mujeres y las niñas sufren alguna forma de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas. En algunos países esta cifra asciende al 70%

– Se calcula que más de 30 millones de niñas menores de 15 años están en peligro de ser sometidas a la mutilación genital femenina. Más de 130 millones de niñas y mujeres ya han sido mutiladas.

– En el mundo, en la actualidad, más de 700 millones de mujeres se casaron cuando eran niñas, de las cuales 250 millones eran menores de 15 años. Las niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 tienen menos probabilidades de terminar su educación y más de sufrir violencia doméstica y complicaciones en el parto.

– Las consecuencias de la violencia de género perduran generaciones.

Son hechos que evidencian que todavía queda mucho por hacer. El miedo, la falta de protección y el escaso amparo que reciben por parte de la ley son algunas de las causas principales que paralizan a las víctimas.

Así, denunciamos cualquier tipo de actuación violenta en contra de las mujeres, reclamando la necesidad de acciones institucionales, aumento de recursos e incremento de iniciativas educativas, porque una crisis económica no puede enmascarar una crisis de valores ni puede justificar el detrimento de medidas para la erradicación de la violencia machista.

La violencia de género no es solo un problema de las mujeres, la mayor víctima es la sociedad, sus efectos devastadores van más allá de quien la sufre en primera persona. Por ello, FEANSAL y AMESAL Andalucía se unen al compromiso social para conseguir la total erradicación de la violencia contra las mujeres, y con ello proclamamos nuestro rechazo públicamente.

SOCIEDAD IGUALITARIA = SOCIEDAD JUSTA = SOCIEDAD FELIZ

Deja un comentario